• El mini-estadio del Cerro del Espino será reformado para que el Rayo Majadahonda pueda jugar allí sus partidos de Segunda División. Mientras tanto, lo seguirá haciendo en el Metropolitano.

Las obras de remodelación del mini-estadio del Cerro del Espino ya están en marcha. El objetivo es acondicionarlo para que se ajuste a la normativa de LaLiga y pueda albergar los partidos de Segunda División, para que el Rayo Majadahonda, que mientras tanto juega en el Metropolitano, pueda hacerlo en su campo de siempre. El comienzo de la reforma estaba previsto para comienzos de septiembre, sin embargo se ha tenido que esperar a la realización de estudios geotécnicos que acreditasen un buen estado del subsuelo de la parcela, sin documentar debido a la antigüedad.

Una vez se han realizado dichos estudios, la reforma ha sido autorizada y adjudicada por el Ayuntamiento de Majadahonda y las obras ya han comenzado. El coste de las mismas correrá a cuenta de Atlético de Madrid y Rayo Majadahonda, ya que, aunque el “culpable” sea el Rayo por su ascenso a Segunda, el Atlético también sale beneficiado. Su filial, su equipo femenino y su Juvenil A también juegan sus partidos en ese campo. Las remodelaciones vendrán acompañadas por una reforma del exterior. El Ayuntamiento se ha comprometido a preparar las inmediaciones del estadio para que sean propias de un estadio de Segunda División.

La normativa de LaLiga obliga a hacer cambios en la iluminación, en la zona de los medios de comunicación y en el aforo y por tanto en las vías de evacuación. El objetivo es que la iluminación no impida una buena retransmisión HD, además de ampliar la zona de puesto de cámaras y prensa, se pondrá también una lona que oculte las viviendas que se ven desde las cámaras; se ampliará el aforo de los 3.100 a los 4.000 espectadores y se dejará preparada la instalación de tornos, obligada a partir del segundo año. No serán instalados hasta la temporada que viene, si el Rayo permanece en la categoría de plata.