Fernando Torres se dirigió a los aficionados en Neptuno después de hacer realidad su sueño desde niño: ser campeón con el Atlético de Madrid.

Miles de atléticos se congregaron el pasado viernes en la plaza de Neptuno para celebrar el título de Europa League conseguido dos días antes en Lyon. Después de una temporada complicada, el Atlético de Madrid por fin tenía su premio y también Fernando Torres, que tras años de carrera futbolística y siendo campeón de Liga y Copa en Inglaterra, de Champions, de Eurocopa y de Mundial, aún le faltaba el mayor de sus títulos: ser campeón con el Atlético de Madrid, el equipo de su vida.

Uno de los momentos más emocionantes de la celebración en Neptuno fue cuando el ‘Niño’ convertido en Leyenda cogió el micro para dirigirse a los aficionados. La emoción cortó su discurso en varias ocasiones y le fue imposible contener las lágrimas. Tampoco pudieron ocultar la emoción muchos de sus compañeros, ni siquiera Simeone, a quien también se le escapó alguna lágrima. Con la voz quebrada, Fernando Torres hacía lo que llevaba 22 años esperando: celebrar un título con el Atlético de Madrid ante su afición y en la mítica Fuente de Neptuno. En definitiva, hacer cumplir el sueño que llevaba persiguiendo desde niño.

“Hace ya 22 años, creo, yo estaba por allí. Era un niño que tenía 11 años y venía a ver al Atleti del 96 que consiguió el Doblete. Los veía levantar la copa y soñaba con algún día poder estar aquí. Ha pasado mucho tiempo y durante toda mi carrera he ganado muchas cosas, pero sin duda esta es la mejor, sin duda. Para todos los niños que tengan sueños: nada es imposible y si eres atlético menos. ¡Forza Atleti!”