Gabi fue homenajeado en el Metropolitano en su despedida como jugador y capitán del Atlético de Madrid, tras 18 temporadas en el club, 12 de ellas en el primer equipo y 7 como capitán.

Llegó un día que nadie esperaba a finales de esta temporada. El capitán, Gabi, uno de los mejores defensores del brazalete en la historia del Atlético de Madrid, decía adiós. El auditorio del Metropolitano se preparó para despedir a una auténtica leyenda, que de momento, no ha podido recibir el homenaje que merece por parte de la afición. Más que un adiós es un hasta pronto. Despedida con sabor a regreso. Pues todos saben que volverá al Atlético una vez se retire como futbolista. Gabi se marcha a Qatar, a Doha, a jugar en el Al Sadd de Xavi durante las dos próximas temporadas, con opción a una tercera.

Junto al presidente Enrique Cerezo, el consejero delegado Miguel Ángel Gil Marín, su representante Manuel García Quilón, Lázaro Albarracín y sus compañeros Koke, Saúl y Juanfran, Gabi salió a escena para colgar la camiseta que ha defendido durante 18 temporadas. A su lado, los 6 títulos conquistados durante esta etapa: dos Europa League, una Supercopa de Europa, una Liga, una Copa y una Supercopa de España. “Es un día difícil y a la vez emotivo. Quiero dar las gracias a todos por ayudarme a tomar la decisión más difícil de mi carrera. Llevo toda la vida pensando con el corazón y ahora me toca pensar con la cabeza”, dijo emocionado el capitán rojiblanco.

Enrique Cerezo fue el primero en hablar, en una intervención corta, para dejar paso rápidamente al protagonista del día: “Gabi ha celebrado como un aficionado más los 6 títulos que ha ganado. Siempre ha puesto el escudo del Atleti en lo más alto. […] Gabi, muchas gracias por todo. Te deseamos lo mejor y de decimos hasta pronto”. Fueron las palabras de un presidente que sabe que le tendrá de vuelta en mucho menos de lo esperado.

Uno de los momentos más emocionantes de la tarde se vivió cuando proyectaron un vídeo en homenaje, en el que salía Gabi, en la cantera y en sus años posteriores, como el futbolista que cumplió el sueño de jugar en el Atlético de Madrid. Como el capitán que sabe lo que es el sentimiento rojiblanco y que siempre ha dignificado el escudo y el brazalete que le representan. También algunos de sus compañeros, que no estuvieron presentes, quisieron enviarle un vídeo de despedida: Oblak, Giménez, Godín, Lucas, Fernando Torres y Griezmann. Algunos de ellos desde Rusia, le enviaron sus palabras y su cariño. Gabi no pudo contener la emoción, ni tampoco muchos de los que se encontraban en la sala.

“Estos son los momentos visibles, lo que todo el mundo ve. Pero antes de todo esto he estado 18 años en el club de mi vida, donde he tenido muchos compañeros mejores que yo, pero donde casi ninguno ha sabido entender y defender los colores como lo he hecho yo. He sido un privilegiado porque he sufrido como nadie con las derrotas y he disfrutado con las victorias, como muchos compañeros no han sabido entender. Estoy muy agradecido a este club”.

Fue la reacción de Gabi, unas de sus últimas palabras como el capitán que ha defendido a su equipo desde niño. También, por supuesto, hubo palabras de agradecimiento a una afición que Gabi conoce como nadie, y a la que como otras leyendas rojiblancas, ha pertenecido: “Quiero agradecer a la afición su apoyo continuo. Han sabido entender que el Atleti está por encima de todo. Sólo pido unión. Estos 6 títulos han sido importantes para mí, pero me quedo con la sesnación de que la afición se siente identificada con el club y los jugadores. Me voy pero volveré para seguir ayudando”.

Gabi

Llegó el turno de sus compañeros y amigos. Entre lágrimas salieron al escenario y cogieron el micrófono junto a Gabi para decirle su particular adiós. Juanfran fue el primero en hablar, luego Saúl, y por último Koke, al que la emoción le impidió arrancar, para finalmente lanzar uno de los mensajes más resonados y  sentidos de la tarde.

Juanfran: “Es un momento duro, y ni si quiera aquí llora, es un tío duro. El privilegio ha sido nuestro por estar a tu lado. Hemos vivido cosas increíbles estos años, y jugadores como tú hacen grande a este club. Aquí sólo pueden venir los mejores, los que trabajan y los que son humildes, y tú representas esos valores. Espero que tú puedas estar orgulloso de mí. Ahora nos dejas con uno menos. Ya no estarás para jugar a la pocha -contó Juanfran que el día antes de los partidos se juntaban para jugar-. Eres único e irremplazable y te deseamos lo mejor, porque te lo mereces”

Saúl: “Hay poco que no sepamos de ti. Son muchos años y voy a ser conciso. Todos deberíamos darte las gracias por representar al Atlético de Madrid mejor que nadie. Es una pena que esta despedida no sea tan grande como te mereces, porque esto se queda corto para ti. Nos has hecho crecer a todos y esperamos que la leyenda continúe”.

Koke: “No tenía pesado hablar… Eres como un hermano mayor para mí. Todos los atléticos te van a estar esperando. Prepárate bien, estúdialo todo porque hoy te lo digo: vas a ser el próximo entrenador del Atlético de Madrid. El Atleti te va a necesitar siempre”.

Por último, quedó otro de los momentos más especiales. Aparecía en escena el capitán que le precedió: Antonio López. Otra de las leyendas del Atlético de Madrid, que levantó dos títulos, se dirigió a Gabi para darle las gracias y mostrar el orgullo que toda la afición siente por él: “No tuve mal ojo a la hora de traspasar el brazalete. Ha sido un orgullo ser compañero y ser tu amigo. Todo lo que habla la gente de ti se queda corto para las personas que te conocen. Seguro que donde vayas vas a dejar huella. Aquí no eres sólo un capitán, eras una grandísima persona. Has inculcado los valores del Atlético de Madrid a todas las personas que han pasado por este vestuario y quiero agradecerte que seamos amigos porque estoy muy orgulloso de ti”.

Gabi

Por último, Gabi recibió una camiseta conmemorativa y una placa con el número de partidos disputados en el conjunto rojiblanco, y junto a su familia y las personas que le acompañaban, se hizo la última foto como jugador y capitán del Atlético de Madrid. Ahora queda la segunda parte: despedirse de la afición. El club anunció que se abrirá el estadio para decirle adiós, aunque la fecha aún no se conoce. Un adiós que en realidad es un hasta luego. Pues como todos los grandes que han pasado por el Atlético, volverá.