• El Atlético de Madrid empató a uno en Montilivi frente al Girona en el partido de ida de octavos de Copa del Rey donde el francés volvió a ver puerta por tercer partido consecutivo.

El Atlético sigue sin vencer al Girona, una de sus “kryptonitas” en el ámbito nacional. Cuarto partido que se veían las caras desde que el cuadro catalán ascendiera a la máxima categoría del fútbol español y cuarta ocasión en la que firman tablas, esta vez en Copa del Rey. A pesar de no vencer, los pupilos de Diego Pablo Simeone se llevan una ligera ventaja de cara al partido de vuelta que se disputará el próximo miércoles en el Metropolitano.

Pese a que Eusebio declarara en rueda de prensa que la Copa motivaba mucho a “su” Girona, lo cierto es que echó mano de su segunda unidad para afrontar el primer envite de esta eliminatoria. En el lado opuesto se encontraba Simeone. El técnico argentino apenas varió su once del pasado domingo en Sevilla exceptuando algunos retoques. Adán volvía a la portería tras haber disputado anteriormente los dos partidos de la anterior eliminatoria de Copa, Arias volvía al lateral derecho en detrimento de Juanfran, Montero se adueñaba del lateral izquierdo mientras que Kalinic ocupaba el puesto de Correa en la delantera.

Empezaba el encuentro a un alto ritmo, especialmente el Girona, que gozaba de las dos primeras ocasiones del partido en la figura de Lozano y de Aleix García. Sobre todo, la de éste último, con un espectacular disparo de falta que rozó el palo izquierdo de Adán. En cambio, el Atlético no perdonaría en su primer acercamiento a Iraizoz. Una gran triangulación entre Arias, Kalinic y Griezmann acabaría con un certero disparo del francés a la cruceta y que, posteriormente, Gorka se introduciría de manera fortuita. Guión perfecto para los de Simeone que se encontraban con todo a favor para encarar el desarrollo del partido con confianza.

Tras el gol de Griezmann, el Atlético se adueñaría del balón aunque sin crear demasiado peligro mientras que los acercamientos del Girona eran mucho más incisivos y peligrosos. En uno de ellos llegaría el empate de los de Eusebio. Un disparo desde la frontal del área del “Choco”Lozano que tocó erróneamente Adán serviría para poner las tablas en el marcador. Ese gol hacía justicia a un Girona que estaba mereciendo equilibrar el partido. El tramo final del primer tiempo fue un asedio constante del Girona que tenía a su merced a un Atlético que pedía la hora tras recibir el duro golpe del gol gerundense.

El paso por los vestuarios espoleó a un Atlético que tomó la iniciativa del encuentro con la entrada de Correa al terreno de juego. El argentino dio otro aire al cuadro rojiblanco que dispondría de dos ocasiones al inicio del segundo acto. Sería Kalinic el hombre de esas dos oportunidades. El croata se encontraría con Iraizoz en la primera mientras que en la segunda su disparo se marcharía por encima del larguero.

Después de esos acercamientos del Atlético, las fuerzas volverían a equilibrarse y más tras la marcha de Griezmann del terreno de juego. Durante los 58 minutos que jugó, el francés lo hizo todo bien, dejando los mejores destellos de calidad del partido. La última media hora fue un toma y daca con varias ocasiones para ambos equipos. Tanto Iraizoz como Adán tuvieron que intervenir con paradas de gran mérito para dejar la eliminatoria con las espadas por todo lo alto.

El Girona demostró competir bien pese a no contar con la mayoría de jugadores que actúan cada fin de semana en Liga mientras que el Atlético volvió a acusar su falta de gol como ya le ha ocurrido en otros tantos partidos de la temporada. Próximo miércoles 16, resolución en el Metropolitano.

Ficha técnica:
Girona: Iraizoz, Bernardo, Muniesa, Alcalá, Aleix García, Ramalho, Douglas Luiz, Valery Fernández, Paik Seung – Ho (Portu, 66´), Doumbia (Alex Granell, 79´)y Lozano (Borja García, 58´).
Atlético de Madrid: Adán, Arias, Giménez, Godín, Montero (Correa, 45´), Rodrigo, Saúl, Lemar, Koke, Griezmann (Thomas, 58´) y Kalinic (Vitolo, 71´).
Árbitro: Alejandro José Hernández Hernández