Ángel Villacampa ha dotado al Atlético de Madrid Femenino de una mentalidad ganadora y un espíritu muy competitivo.

El Atlético de Madrid Femenino hizo buenos los pronósticos y se proclamó campeón este domingo en el Pedro Sancho de Zaragoza. El cuadro rojiblanco pasó por encima del conjunto maño, ya descendido a Segunda División en la anterior jornada y, consigue, de esta forma, su segundo título liguero. El éxito es de todo el colectivo pero, sin lugar a dudas, Ángel Villacampa es uno de los principales artífices de que este Atlético de Madrid se haya alzado con dos títulos de Liga consecutivos y con una Copa de la Reina cosechada en 2016.

Su llegada al banquillo ha transformado al equipo en varios aspectos. No hace muchas temporadas, el Atlético era de los primeros clasificados en el campeonato pero no podía hacer sombra a los dos principales equipos del país en aquellos momentos, que no eran otros que el FC Barcelona y el Athletic Club. Poco a poco, el conjunto rojiblanco fue quemando etapas y acercándose a los dos grandes. Ya en la 2014/2015, por aquel entonces con Miguel Ángel Sopuerta como entrenador, el Atlético consiguió incrustarse entre catalanas y vascas para finalizar el campeonato en segunda posición, lo que le daba acceso a disputar la UEFA Women Champions League.

En la 2015/2016, el equipo colchonero llegó a octavos de la competición continental pero la situación en Liga no era la ideal. De esta forma, Lola Romero relevó a Sopuerta y dio las riendas del equipo a Ángel Villacampa. Remontó el vuelo en el campeonato doméstico pero no fue capaz de clasificar al equipo para la Champions. Eso sí, en la Copa de la Reina llegaría la primera de las alegrías a la entidad rojiblanca.

En una final no apta para cardíacos, el Atlético se imponía al Barcelona por 2-3 en la Ciudad de Fútbol de Las Rozas gracias a los goles de Meseguer, Ángela Sosa y Esther y, conseguía, de esta forma, el primer título de su historia. Un año después, el Atlético ya con Villacampa desde el principio, se mostró muy sólido durante toda la temporada en Liga y se proclamaría campeón en la última jornada tras derrotar a la Real Sociedad en el Cerro del Espino por 2-1 con los goles de Esther y de Amanda Sampedro.

Sin lugar a dudas, Villacampa fue una de las claves en la consecución del primer título de Liga del Atlético. Supo ensamblar todas las piezas y construir un equipo ganador que no perdió un solo partido en toda la temporada. Por lo que respecta a la actual temporada, el español tuvo que volver a reinventarse debido a las bajas y altas que tuvo el equipo en el mercado de fichajes. Este campeonato no ha sido tan vistoso como el de la 2016/2017 pero es más meritorio debido a la calidad de los rivales y la capacidad de superación del equipo que, en muchas ocasiones, han sabido sufrir en los momentos que se requería.

El Atlético está de dulce. Mucha “culpa” la tiene Ángel Villacampa, el jefe de las guerreras rojiblancas que han vuelto a hacer historia.