ATLÉTICO DE MADRID FEMENINO 6-0 EDF LOGROÑO FEMENINO. El Atlético de Madrid Femenino estrena la temporada liguera del Cerro del Espino arrasando al debutante Logroño.

El Atlético de Madrid Femenino arrolló al Logroño en su primer partido liguero en el Cerro del Espino. Jennifer Hermoso, Esther, Silvia Meseguer, Olga y Chidiac fueron las autores de los 6 goles que sirvieron para poner al Atlético como líder en solitario, a la espera del partido del FC Barcelona, que ha sido suspendido. El Atlético sigue mostrando una imagen impecable que le servirá para afrontar la futura vuelta de Champions con la moral al máximo.

José Luis Sánchez Vera introdujo rotaciones tras el desgaste físico causado por el partido de Champions disputado el pasado jueves: Ludmila se quedaba fuera y entraba en su lugar Esther; demás, Linari y Carmen Menayo no entraron en la convocatoria. El nuevo tridente formado por Chidiac, Olga y Esther funcionó, aunque no tuvo muchos problemas para llegar a la portería riojana. Sin mucho esfuerzo, el Atlético de Madrid comenzó a hacer goles. Tenían claro la idea de partido: llegar a puerta aprovechando la docilidad del rival y cerrar la victoria de manera fácil.

Pocas ocasiones fallidas se vieron. Algún disparo aislado que no encontraba puerta, pero prácticamente todas las llegadas o lanzamientos del Atlético acabaron en gol. El primer tanto vino cuando algunos aficionados aún estaban entrando a las gradas del Cerro del Espino. A los tres minutos de partido, Jennifer Hermoso consiguió adelantar al Atlético. El partido se le ponía cuesta arriba a un Logroño que venía de firmar una buena actuación en su primer encuentro de Liga. Por si el gol en contra no era suficiente, las riojanas tuvieron que hacer frente a la lesión de Rebeca en el minuto 10. Perdían un cambio que les hubiese sido muy útil más adelante, además de perder una jugadora.

El Atlético de Madrid dominó el partido y tocó el balón sin acercarse mucho a puerta. Se tomaba con calma el partido hasta que en el minuto 23 llegó el segundo, gracias a una combinación entre Esther y Silvia Meseguer que terminaba con Mesi rematando y firmando el 2-0. Justo después vino el tercero, y consecutivamente, el cuarto. Fueron los minutos en los que el Atlético se decidió a aprovechar la situación y asegurar la victoria. El 3-0 llegó de mano de Esther, gracias a una asistencia de Alex Chidiac, que hoy demostró su valía. El 4-0 fue de Ángela Sosa tras una gran jugada: centro de Kenti Robles desde la derecha, dejada de cabeza de Esther y remate a puerta de la sevillana. Antes del descanso pudieron ampliar, aún más, la ventaja. Chidiac encaró en el área pero la defensa salió al cruce, y Silvia Meseguer tuvo otra con un disparo que se marchó lamiendo la cruceta izquierda de Andrea.

Ya en el segundo tiempo, se marcharon Kenti Robles, Amanda y Jennifer Hermoso. Más rotaciones de Sánchez Vera tras tener el partido más que controlado. El Atlético se relajó pero todavía tuvo ocasiones. Las suficientes para hacer dos goles más antes de cumplir el primer tramo de la segunda parte. Olga García firmó un auténtico golazo con un disparo desde fuera del área que se colaba por encima de la guardameta. Y después Chidiac, que tuvo su premio, rematando casi a puerta vacía un centro desde la izquierda. El Atlético marcó otro tanto antes de hacer el sexto, pero la jugada quedó anulada por fuera de juego posicional de Esther. La delantera rojiblanca no llegó a tocar el balón pero la defensa que la cubría lo introdujo en propia meta. Prieto Martínez interpretó que la jugada debía ser invalidada.

El Atlético firma una importante goleada que le servirá para el gol average. Las de Sánchez Vera siguen enchufadas tras haber ganado por 0-4 su primer partido y lograr un merecido empate ante el Manchester City. Ahora tendrán que visitar al Athletic Club antes de viajar a la ciudad inglesa para jugar la vuelta de los octavos de la Champions, en un estado de forma y moral excelente. El Atlético de Madrid vuelve a reivindicarse como firme candidato al título y se marcha de su primer partido de Liga en el Cerro del Espino por la puerta grande.