Numancia y Córdoba empatan a uno en el encuentro que cerraba la jornada del domingo. El partido estuvo de cara al cuadro andaluz en los primeros 45 primeros minutos, pero pudo perderlo en los últimos quince de partido, ante un gran empuje generado por los sorianos, que no daban el partido por perdido, ni por empatado.

Con novedades en ambos onces, ambos equipos mantuvieron un cuarto de hora inicial de duda donde premiaba más no perder la posición que el dominio del juego. Pero tras este dubitativo inicio, fue el Córdoba quien se hacía con las riendas del encuentro, generando ocasiones, sobre todo, por la banda de Pedro Ríos.

La primera oportunidad la erró Fidel, después, Eddy y, minutos más tarde, Pedro Ríos centraba un balón que no encontraría rematador. Las réplicas del Numancia vinieron por parte del lateral izquierdo, por mediación de Luis Valcarce. Tras esta oportunidad local, llegó el tanto visitante. Pedro Ríos, con mayor picardía, aprovechó la falta indirecta para sorprender a Munir. El Córdoba dispuso de oportunidades para poner tierra de por medio, pero no supo aprovechar las ocasiones de las que dispuso. Un Numancia que se veía completamente superado vio como la diosa Fortuna le sonreía, y, en una llegada por la banda de Luis Valcarce, que metió el centro para que, esta vez sí, Concha hiciera el empate.

Tras el descanso, el Córdoba llevaba el peligro, pero los sorianos se supieron replegar en el momento justo. Esto no duró mucho, ya que pronto los locales comenzarían a ganar peso en el juego y la posesión se equilibró. Un disparo de Pedro Ríos en el 65 que atajó Munir dio como resultado el asedio de quince minutos que realizó el Numancia cuando finalizaba el partido. De esta forma, se volcaron en busca de la victoria, realizando cambios incluso en sus dos delanteros. Vicente y Dalmau lo intentaron, pero no tuvieron éxito. En un saque de falta, Razak se convirtió en el héroe de su equipo, ya que sino hubiera intervenido el Numancia podría haberse llevado la victoria. En el posterior saque de esquina a la falta que pudo ser gol, la fortuna estuvo del lado de los andaluces, y el balón se paseo por delante de la línea de gol.