• Un total de 7.217 espectadores acudieron al partido entre Rayo Majadahonda y Real Oviedo que se disputó en el Metropolitano.

El Metropolitano volvió a vivir ayer una bonita tarde de fútbol en Segunda División. El Rayo Majadahonda, que disputa sus partidos como local en el feudo rojiblanco hasta que concluya la remodelación del mini-estadio del Cerro del Espino, recibía a un Real Oviedo que se acabaría marchando derrotado gracias a un gol de Luso. Y en las gradas, un gran ambiente. Teñidas mayoritariamente de azul por los hinchas del Oviedo se consiguió batir el récord de asistencia al Metropolitano, hasta ahora, en un partido de Segunda División.

Según datos de LaLiga, un total de 7.217 espectadores acudieron al estadio del Atlético de Madrid para presenciar la victoria de los majariegos, que han hecho del Metropolitano su fortín. Han conseguido tres victorias de cinco partidos disputados y todas ellas contra equipos grandes que luchan por el play-off: Lugo, Sporting de Gijón y Oviedo; si bien es cierto que no fueron capaces de superar a Mallorca y Extremadura; y el jueves vuelven a recibir al Sporting en el partido correspondiente a los treintaidosavos de Copa del Rey. El Rayo se siente muy cómodo en un estadio de Champions que acoge la humildad de la categoría de plata.

Cierto es, que el mérito del récord de asistencia es más de la afición del Oviedo que de la del Rayo Majadahonda. Además de los más de 3.000 ovetenses que adquirieron la entrada de visitante y que fueron ubicados en la zona más alta del fondo norte del estadio, otros tantos acudieron a la zona acotada para el público local, comprando su entrada en las taquillas del Rayo o del Metropolitano -pues muchos se desplazaron a Madrid sin entrada-. La afición del Rayo Majadahonda quedó reducida a un pequeño grupo ubicado en la parte del lateral este más cercana al fondo sur, que siendo muchos menos, hicieron más ruido.