San Mamés fue testigo de un Nástic que lució una increíble pegada, justo lo que le faltó a los cachorros del  Cuco Ziganda para haber cambiado el panorama del partido. Los catalanes fueron un auténtico ciclón en ataque, mientras que el Bilbao Athletic generaba pero no definía.

La contienda empezó con el guión habitual en los partidos en San Mamés del Bilbao Athletic. Los vascos llevaban la iniciativa en el juego mientras que el Nástic se limitaba a esperar su oportunidad aprovechando algún contragolpe.

La primera ocasión del partido la tuvieron los locales mediante un disparo que sale excesivamente alto de Jon Iru. El Nástic también dio muestras de peligro poco después con un fuerte disparo de Naranjo que hizo lucirse al cancerbero Remiro.  Pablo Marí evitaria el tanto de los cachorros tras rechazar bajo palos un testarazo cruzado de Iriondo.Posteriormente, Naranjo volvería a ser protagonista de una nueva acción ofensiva que terminó con un disparo sin consecuencias.

Corría el minuto 25 cuando Muñiz coge despistada la defensa del Bilbao Athletic poniendo un pase haciaNaranjo en la banda izquierda. El delantero andaluz esta vez no falló y adelantó al Nástic marcando su noveno gol de la temporada. Lejos de desmoronarse el filial rojiblanco siguió atacando pero el conjunto euskera peca de falta de definición, este aspecto lo está condenando esta temporada.

Villalibre en dos ocasiones y un centro de Aketxe hacia Olaetxea pudieron haber significado la igualada pero Reina y la falta de puntería se encargaron de dejar el electrónico el provisional 0-1 para el Nástic al descanso.

El segundo acto arrancó con un paso hacia delante del Bilbao Athletic metiendo más carne en el asador con la entrada del punta Santamaría reemplazando al centrocampista Iru. Un cambio que evidenciaba las intenciones ofensivas del  Cuco Ziganda. La lectura del técnico vasco no fue mala pues el Bilbao Athletic logró generar hasta tres buenas ocasiones para igualar el duelo pero estaba claro que ayer no era el día de los jugadores ofensivos de los  cachorros de San Mamés.

A los diez minutos de la reanudación una buena dejada en el balcón del área de Naranjo acaba con un buen disparo de Aburjania ajustado al palo derecho de Remiro para poner el 0-2 en el marcador. Ese tanto hizo muchísimo daño al Bilbao Athletic que empezó su decadencia ante un Nástic que se gustaba con un juego cada vez más de posesión que acabó monopolizando el partido.

Dos buenas acciones individuales de Jean Luc Assoubre dejaron sendos goles en bandeja a Achille Emaná que no perdonó para redondear un 0-4 que se convierte en el resultado más holgado de toda la historia del Nástic en Segunda División A. Este triunfo deja tercero al Nástic en la clasificación de la Liga Adelante a cinco puntos del líder, el CD Leganés y a tan sólo dos del ascenso directo que marca el Deportivo Alavés. El Bilbao Athletic queda ya a doce puntos de la permanencia con esta nueva derrota.