• El cuadro rojiblanco buscará este sábado acabar con la mala racha ante el Villarreal en el Estadio de la Cerámica

Cada vez que el Atlético visita el Estadio de la Cerámica, la afición rojiblanca se echa a temblar. Y no es para menos ya que el equipo dirigido por Diego Pablo Simeone lleva seis partidos sin conocer la victoria ante el conjunto castellonense. El último triunfo del Atlético ante el Villarreal data del 29 de abril de 2015, precisamente en el feudo “groguet” por 0-1. El único gol del partido fue obra de Fernando Torres en la parte final del encuentro.

Desde entonces, todo han sido empates y derrotas. El cuadro madrileño sólo ha podido rascar dos empates en la temporada 2015/2016 (0-0 en el Vicente Calderón) y la pasada temporada en el Metropolitano (1-1). El resto de partidos son todo derrotas. En la temporada 2015/2016, los de Simeone caerían en el feudo castellonense por 1-0 mientras que en la temporada 2016/2017, el Villarreal se impuso en los dos partidos. Sonrojante fue la derrota del Atlético en el Estadio de la Cerámica (3-0) en un día para olvidar y dolorosa fue la victoria del Villarreal en el Vicente Calderón, en uno de los últimos partidos oficiales del antiguo estadio rojiblanco. El Atlético dominó el encuentro pero en un contragolpe, el Villarreal conseguiría marcar y llevarse los tres puntos.

Por lo que respecta a la temporada pasada, el Atlético volvió a tropezar en el Estadio de la Cerámica en un partido en el que llegó a adelantarse en el marcador gracias a un gol de Griezmann de penalti. Cuando parecía que el equipo colchonero rompería la mala racha ante el conjunto de Javi Calleja, un doblete de Enes Unal en el tramo final del encuentro alargaría el maleficio rojiblanco.

El partido de este fin de semana llega marcado además por la ruptura de relaciones entre ambos equipos por el fichaje de Germán Valera, una de las grandes promesas de la cantera del Villarreal por parte del Atlético de Madrid. El conjunto castellonense ha decidido suspender la comida de directivas, algo que da un matiz más especial a un partido en el que el Atlético quiere proseguir su escalada en Liga. Hay que destacar que desde que Simeone está en el banquillo rojiblanco, el equipo presenta un balance negativo de resultados con el Villarreal, repartidos en cuatro victorias, tres empates y cinco derrotas, por lo que el choque de este sábado es un auténtico desafío para la tropa de Simeone.