Los rojiblancos tan sólo han conseguido cuatro puntos de los nueve posibles.

El Atlético de Madrid, que llegaba invicto al Estadio de Balaídos tras empatar a 1-1 en Mestalla y vencer por la mínima al Rayo, sufrió su primera derrota de la temporada ante el Celta de Vigo. Con este traspiés, los rojiblancos se quedan con cuatro puntos de nueve posibles, firmando así el peor arranque liguero desde que Simeone se hiciera cargo del banquillo colchonero en 2011. Los cuatro puntos cosechados hasta la fecha, empeoran en un punto el arranque liguero de las dos últimas campañas.

En la temporada 2012/2013, el primer arranque liguero del Atlético con Simeone, los rojiblancos en las tres primeras jornadas habían conseguido sumar 7 puntos. En la 2013/2014, temporada en la que ganó el título el Atlético, los colchoneros habían hecho pleno de punto. Nueve de nueve posibles. En la 2014/2015, el Atlético volvió a igualar el arranque liguero de 2012, siete puntos. En la siguiente temporada, la 2015/2016, seis puntos de nueve posibles. Y en las dos últimas temporadas, la 2016/2017 y la 2017/2018, los rojiblancos consiguieron cinco de los primeros nueve puntos posibles.

El irregular inicio del Atlético ha tenido su máxima expresión ante el Celta de Vigo. Sin embargo, los partidos anteriores ante Valencia y Rayo Vallecano, no se vio a un Atlético cómodo en ninguno de los dos encuentros. Un dato que nos ha dejado el partido ante el Celta, es que los rojiblancos no han conseguido disparar a puerta en todo el partido. Una situación que no se repetía en el Atlético desde 2013, cuando los rojiblancos cayeron ante el Espanyol.