El Atlético jugará este miércoles en Lyon su tercera final de Europa League en ocho años con el objetivo de conseguir otro cetro continental.

Nadie en Europa ha jugado más finales continentales que el Atlético de Madrid en la presente década. El conjunto rojiblanco disputará su séptima final europea desde 2010 contando las de Europa League, Champions League y Supercopa de Europa. Exceptuando las finales de la Liga de Campeones, el Atlético tiene máxima efectividad en el resto de partidos donde ha estado en juego un título continental.

Hamburgo fue el inicio de una década de triunfos para el Atlético de Madrid en la 2009/2010. El conjunto colchonero, dirigido por aquel entonces por Quique Sánchez Flores, se plantaba en una final europea 24 años después ante un sorprendente Fulham que había dejado en la cuneta a toda una Juventus y al anfitrión de la primera edición de la UEFA Europa League. Tras 116 minutos de sufrimiento, Diego Forlán rompía el 1-1 que desataba la euforia en la parroquia colchonera. Significaba el primer título europeo del Atlético en 48 años desde que se impusiera a la Fiorentina en 1962. A la postre, Forlán también había metido el primer gol del cuadro madrileño.

Con su condición de campeón de la Europa League, el Atlético de Madrid tenía derecho a disputar la Supercopa de Europa en el Louis II de Mónaco. Enfrente estaba el Inter de Rafa Benítez. El cuadro español sorprendió al italiano con los goles de Reyes y de Agüero. En sólo tres meses, el Atlético acumulaba dos títulos europeos, más que en los 48 años anteriores.

Sólo dos años después, en la temporada 2011/2012, el Atlético de Madrid volvía a disputar una final de Europa League, ya con Diego Pablo Simeone en el El rival era español, un Athletic Club que había sorprendido a todo el continente con auténticas exhibiciones futbolísticas en estadios como Old Trafford. Bucarest era el escenario de la final. La final se presagiaba muy igualada. Dos equipos con estilos totalmente opuestos pero definidos. Hubo un factor que desequilibró esa final: Radamel Falcao. El ariete colombiano ya había destacado en la final de la 2010/2011 con el Oporto cuando dio la victoria al equipo luso con su gol de cabeza ante el Sporting de Braga.

En la finalísima de Bucarest, Falcao maravilló al mundo entero con dos goles de auténtico crack. En el primero, un disparo con su pierna izquierda ajustado al palo derecho de la portería defendida por Gorka Iraizoz. En el segundo, un espectacular recorte a Amorebieta y, de nuevo, un disparo con la pierna izquierda fue inalcanzable para el meta del Athletic. Posteriormente, el Atlético supo parar las acometidas del conjunto dirigido por Marcelo Bielsa y, a falta, de siete minutos para el final, Diego Ribas ponía la puntilla a la final y daba al Atlético su segunda UEFA Europa League.

De nuevo, el Atlético jugaría la Supercopa de Europa ante el ganador de la Champions League, que, en ese caso, contaba entre sus filas con Fernando Torres. La final se disputaría también en el Louis II de Mónaco. El conjunto madrileño arrollaría al Chelsea por 4- 1 con Radamel Falcao, otra vez, de protagonista. El colombiano convirtió un hat-trick histórico, con goles de todos los tipos que coronarían por segunda vez al Atlético de Madrid como “Supercampeón de Europa”. El otro gol colchonero lo anotó Joao Miranda, héroe del conjunto rojiblanco en la final de Copa del Rey que el Atlético ganó al Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Las únicas finales europeas que se le han atragantado al Atlético de Madrid desde 2010 fueron las dos de Champions League frente al Real Madrid. También es de infausto recuerdo la final que el Atlético perdió en 1986 ante el Dinamo de Kiev correspondiente a la Recopa de Europa. La curiosidad de aquella final es que se celebró en Lyon, en el extinto Stade de Gerland.

32 años después, el Atlético de Madrid vuelve a la ciudad francesa en busca de una nueva oportunidad para levantar otro título europeo, que sería el sexto de su historia. En esta ocasión, el rival será el Olympique de Marsella, un rival que busca recuperar su caché en Europa. Veremos si el Atlético se toma la revancha de aquella final de 1986. A partir de este miércoles a las 20:45 saldremos de dudas.