Movistar Inter comenzó la temporada de manera irregular, pero poco a poco ha ido cogiéndole la medida a la competición y actualmente sigue muy vivo tanto en Liga como en Champions League

No es fácil volver a reinventarse temporada tras temporada después de ganarlo todo. Sin embargo, el conjunto dirigido por Jesús Velasco lo consigue cada año. Y es normal, porque ha formado un bloque campeón al que parece que no se le acaba el hambre por ganar nunca. Liderado por jugadores de talla mundial como Ricardinho, Ortiz o Gadeia, el conjunto madrileño ha vivido un inicio de campaña complicado, pero poco a poco comienza a poner las cosas en su sitio.

El final de la pasada campaña fue duro pero muy exitoso. Movistar Inter conseguía en abril coronarse como campeón de Europa al imponerse al Sporting CP y dos meses más tarde venció en una final histórica al FC Barcelona Lassa en penaltis para ganar el título de la Primera División de la LNFS por quinto año consecutivo. Sin duda la consecución de dos trofeos que erigían al equipo como el mejor del mundo.

Sin embargo, no todo fueron buenas noticias en este periodo que se inició en abril. Fue precisamente tras la final de la UEFA Futsal Cup cuando el Sporting CP de Portugal hacía sonar las alarmas en el club madrileño y en la LNFS, ya que presentó una oferta muy suculenta de cinco millones de euros a Ricardinho, y además tentó al capitán Carlos Ortiz, que terminaba contrato a finales de junio. A pesar de que este último no se pronunció sobre la propuesta, el astro portugués sí lo hizo, y llegó a reconocer que tenía un 70% de posibilidades de irse. A todo esto, hay que sumarle la grave lesión de ligamentos de Rafael en la final del Play Off por el título de la LNFS. Un jugador al que no se le había renovado su contrato, que finalizaba en junio, a pesar de ser una pieza clave en el esquema de Jesús Velasco.

Tras toda la tormenta vino la calma. Finalmente, en verano todo fueron buenas noticias para el máximo responsable del club, José María García, que vio cómo Ricardinho y Ortiz decidían continuar en el equipo e imponían lo deportivo a lo económico, y también Rafael, al que se le ofreció una renovación que finalmente obtuvo el sí del brasileño.

A pesar de ello, el club vivió unos meses de desconcierto que le acabaron pasando factura en el inicio de esta temporada. Las primeras jornadas ligueras no fueron como se esperaba, y el equipo madrileño se dejó puntos importantes ante Levante, Peñíscola, Jaén y Palma Futsal que hicieron que perdiese la estela de los de arriba. Todo ello hizo que la plantilla se conjurase para sacar la situación adelante, y así está siendo hasta el momento. El conjunto interista ha mejorado sus resultados hasta el punto de convertirse en el mejor equipo de la competición a domicilio, pero está teniendo dificultades en casa, donde ya ha perdido dos partidos esta temporada, algo que no era nada usual en años anteriores.

A pesar de estos tropiezos, Movistar Inter se mantiene cuarto a cinco puntos del actual líder, Palma Futsal, pero muy cerca de la segunda y tercera plaza, que ocupan el FC Barcelona Lassa y ElPozo Murcia respectivamente. Por otra parte, también hay que destacar su presencia en la Copa del Rey, donde jugará los octavos de final ante el colista de Primera División; Naturpellet Segovia.

Esto sólo en el ámbito nacional, ya que en el europeo todo sigue su curso. El club interista ha conseguido clasificarse de nuevo para la Final Four de la UEFA Futsal Champions League y en abril se verá las caras con Kairat Almaty, FC Barcelona Lassa y Sporting CP para volver a revalidar el título de campeón de Europa.

Será en los primeros meses de 2019 cuando Movistar Inter tendrá que dar el callo, tratando de quedar lo más arriba en la fase regular de la LNFS y llegando en óptimas condiciones a su competición fetiche, la UEFA Futsal Champions League. Todo ello sin descuidar la Copa del Rey, que no se le ha dado muy bien en otras temporadas.