• El Atlético de Madrid Femenino afronta la ida de los octavos de final de la UEFA Women’s Champions League frente al Wolfsburgo en el AOK Stadion, esta tarde a las 19:00 horas.

Ha llegado el día grande. Vuelve la UEFA Women’s Champions League y con ella las posibilidades del Atlético de Madrid Femenino de alcanzar un sueño no tan lejano. Si a cualquier aficionado se le pregunta dos meses atrás dónde esperaba ver a su equipo a estas alturas de temporada, seguramente ninguno habría esperado que el Atlético se iba a plantar en octavos eliminando a un todopoderoso como el Manchester City. Las jugadoras de Sánchez Vera se permiten la licencia de soñar, aunque esta tarde (19:00 horas) se enfrente a un subcampeón europeo como es el Wolfsburgo.

El AOK Stadion será testigo de la vuelta del Atlético de Madrid a los octavos de la Champions. Un estadio que ya conoce a las rojiblancas de un encuentro anterior que nadie quiere recordar. Pero el fútbol es así y a veces las cosas no salen como uno quiere. El Wolfsburgo fue el verdugo del Atlético en la pasada edición de la Champions de una forma cruel y despiada. No se conformaron con marcar tres goles en el Cerro del Espino, sino que tuvo que meter otros 13 en casa ante un Atlético que ya había tirado la toalla en una eliminatoria que le terminó costando el puesto de entrenador a Ángel Villacampa, a pesar de revalidar el título de Liga.

Volviendo a recuerdos más amables, el Atlético se ha presentado en esta fase de la competición tras una intensa y trabajada victoria en el Academy Stadium de Manchester, con un 0-2 que se sumó al 1-1 de la vuelta, para terminar con las aspiraciones de un City que llegaba con la intención de ser campeón. El año que viene quizás. En Liga, el papel de las rojiblancas es mucho mejor. No sólo no han perdido ni un enfrentamiento de los cinco disputados, sino que los han ganado todos con un balance de goles de 19 a favor y tan sólo 3 en contra.

Por su parte, el Wolfsburgo alemán viene de eliminar con unos resultados de 0-1 y 2-0 al Thór/KA islandés, campeón de su Liga. Un rival nada sencillo a pesar de la nula fama de su nombre. Pero tampoco hay que olvidar que el Atlético llega aquí como campeón de España, por lo que tiene motivos suficientes para abrirse paso entre los grandes. En la Bundesliga, también luce imparable. Ha ganado goleando sus cuatro partidos, marcando 17 goles sin encajar ninguno y algunos de ellos contra rivales de renombre, como el Bayern de Múnich, al que superó por 6-0. Hay motivos suficientes para respetar a uno de los mejores equipos del mundo, sólo comparable con PSG y Olympique de Lyon.

El Atlético de Madrid Femenino tirará de físico, coraje y corazón. Tirará de su propia alma y su propia esencia en un partido que no jugará como un mero equipo, sino como el conjunto de valores, pasión y sentimiento que es. Es de esas citas donde el fútbol no lo es todo, y nadie como el Atleti entiende lo que esto supone. Es imposible una motivación más grande que la que estas jugadoras llevan encima, que de no ganar el partido, esperarán poder revertir el resultado en casa. Es la hora de seguir haciendo historia. Es la hora del Atlético de Madrid.