• El Atlético de Madrid Femenino volvió a los entrenamientos ayer para preparar el partido de Champions del miércoles ante el Wolfsburgo, ya con la presencia de Kenti Robles.

No hay tiempo que perder. El Atlético de Madrid Femenino regresó ayer a los entrenamientos en la Ciudad Deportiva de Majadahonda sin darse ni un día de respiro. Las rojiblancas consiguieron una cómoda pero trabajada victoria el pasado sábado frente al Sevilla, por 1-3, en el encuentro de la Liga Iberdrola, pero ya piensan en su próximo enfrentamiento, para el que se preparan a conciencia. No es para menos. El Atlético de Madrid tendrá que visitar al todopoderoso Wolfsburgo el miércoles, en el partido correspondiente a la ida de los octavos de final de la UEFA Women’s Champions League.

El Atlético no quiere pasar por el trago de la temporada pasada, donde cayó en dieciseisavos con una derrota de 0-3 en la ida y otra de 13-1 en la vuelta. Esta vez cambiará el orden de los escenarios, la ida allí y la vuelta aquí. Tampoco llegan a la cita en las mismas condiciones, pues el Atlético de Madrid ya sabe lo que es eliminar a un grande. Consiguieron el pase a octavos superando al Manchester City, entonces candidato al título, con un global de 3-1, dejando la portería a cero en el Academy Stadium; y llegan enchufadas en Liga, con cinco victorias de cinco y un balance de 19 goles a favor y 3 en contra.

Para esta semana de preparación, el Atlético pudo contar ya con Kenti Robles, que ha estado dos semanas fuera disputando el clasificatorio de CONCACAF para el próximo Mundial con la Selección de México. La lateral rojiblanca se ha perdido el último partido contra el Sevilla pero viene en perfectas condiciones para enfrentarse al cuadro alemán. José Luis Sánchez Vera, además tiene disponibles a todas sus jugadoras -ni una lesión- y ayer se entrenó con todo el plantel.