• El hispano-brasileño logró marcar el gol del 1-0 ante el Barcelona rematando un córner de Koke, sumando en Liga después de 9 meses de sequía.

Minuto 76 de partido. Queda poco para que concluya en empate a cero uno de los encuentros más importantes de lo que va de Liga. Un balón se marcha por la línea de fondo y el último en tocar es un jugador del Barcelona. Ahí va Koke para sacar el córner. Y ahí Diego Costa para rematarlo. Gol. El Atlético de Madrid se pone por delante a menos de quince minutos y un rabioso Diego Costa se recorre el campo para celebrarlo. No es para menos. Acaba de dar el gol de la posible victoria a su equipo y de quitarse un peso de encima enorme. El hispano-brasileño llevaba 18 partidos de Liga sin encontrar portería. Habían pasado 9 meses de la última vez.

El delantero de Lagarto estaba cada vez más señalado. Su trabajo en el campo apenas servía y su equipo necesitaba unos goles que nunca llegaban. El Sevilla fue su última víctima en Liga, el pasado 25 de febrero, en un partido que concluyó 2-5 en favor de los colchoneros. Desde entonces, Barcelona, Real Madrid, Valencia, Real Sociedad, Athletic Club, Celta… ni sus víctimas más favoritas recibieron el mordisco de la pantera. Una situación agónica para el jugador, que veía cómo otros iban ganando en protagonismo. Hasta el canterano Borja Garcés hizo gol ante el Eibar. Pero Diego Costa seguía resignándose y a ello se sumaron las lesiones. Desde que llegó al Atlético de Madrid ha tenido que pasar ocho veces por la enfermería.

Afortunadamente su sequía no fue absoluta y sólo afectaba a la Liga. En Europa sí pudo encontrar el gol, marcando a Lokomotiv y Arsenal en Europa League, la temporada pasada, al Mónaco en Champions, esta temporada, y como para olvidarse, al Real Madrid en la final de la Supercopa de Europa. Diego Costa hizo doblete para abrir el marcador en Tallin y volver a empatar tras la remontada madridista. Dos goles de suma importancia que sin embargo quedaron eclipsados por su sequía posterior. Una sequía que ya ha llegado a su fin gracias al importante tanto contra el Barça que, finalmente, no sirvió para ganar por culpa del empate de Dembélé. La Liga continúa y el Girona será el próximo rival del Atlético, aunque antes toca el Mónaco en Champions (miércoles, 18:55 horas).

A pesar del ansiado gol, no todo fueron buenas noticias para Diego Costa. El internacional español cayó lesionado justo después de su alocada celebración. Unas molestias en el pie fueron el motivo que le hicieron salir del campo dos minutos después para dejar su sitio a Ángel Correa. Demasiada euforia, quizás. Al fin y al cabo es Diego Costa y entre lesiones y expulsiones acostumbra a no dejar celebrar sus goles más de dos minutos. Será duda para el miércoles pero llegue o no llegue a la cita, habrá un peso enorme que dejará de soportar sobre sus espaldas. Pues el gol llegó 273 días después.