• El encuentro fue disputado en 2008 y el Villarreal remontó un 0-2 favorable al Atlético de Madrid con un 4-2, siendo el resultado final de 4-4.

Han pasado ya 10 años. Fue el 26 de octubre de 2008. Un partido entre Villarreal y Atlético de Madrid que se disputaba en El Madrigal -ahora Estadio de La Cerámica- se convirtió en una auténtica locura con la remontada del conjunto local del 0-2 conseguido por los rojiblancos. No sólo se volvieron a poner por delante sino que lograron una ventaja de 4-2 en un encuentro inexplicable para el Atlético de Madrid. Y cuando parecía que el Atlético había echado por tierra los tres puntos que todo el mundo pensaba que tenía en la mano, remontaron en la recta final y lograron un resultado final de 4-4.

No se había cumplido el primer minuto de juego cuando tras una jugada de combinación Simão la pegaba desde fuera del área para abrir al marcador con un balón que pegó en el larguero antes de entrar en portería. A los 20 minutos, fue Diego Forlán quien pondría el segundo con un golazo de su marca. Recibía en el área con asistencia de Simão, se daba la vuelta y la enchufaba al fondo de la red. El Atlético tenía encarrilado el partido, pero de repente se durmió y el Villarreal despertó.

El partido se había ido al descanso con el 0-2 pero justo después de salir del túnel de vestuarios, Senna acortó distancias y tres minutos después Llorente empataba el partido. Los colchoneros se llevaron las manos a la cabeza y no supieron reaccionar. Se les había ido una ventaja muy cómoda y ahora tenían que empezar de cero ante un rival que estaba muy motivado. Aguantaron con el empate seis minutos más: Gonzalo puso el 3-2 y adelantó al Villarreal en el marcador. Para rematar, Rossi marcó el cuarto que rompió las esperanzas del Atlético de Madrid ante un Madrigal enchufado con su equipo.

Fue en los últimos diez minutos de partido cuando el Atlético se negó a perder ese partido y se puso las pilas. De nuevo Simão fue el encargado de hacer el gol madrileño. Y en el minuto 85, un remate de cabeza de Raúl García al saque de una falta puso el cuarto y definitivo firmando unas tablas inesperadas, tanto para unos en el primer tiempo como para otros en el segundo. Atlético y Villarreal salieron de aquel partido con un sabor amargo, sobre todo el conjunto amarillo que ya rozaba los tres puntos; pero al Atlético tampoco le supo bien, pues la ventaja del primer tiempo era considerable.

Mañana volverán a enfrentarse Villarreal y Atlético de Madrid, en el partido correspondiente a la jornada 9 de LaLiga Santander y como cada año, con este recuerdo en la cabeza. Un partido loco con un trascurso inesperado, como lo fue también el resultado final, que está siempre en la memoria de ambas aficiones. Muchas cosas han pasado desde entonces. Un descenso y posterior ascenso del Villarreal y un total de 7 títulos conquistados por el Atlético de Madrid.