Dos equipos en problemas se enfrentaban en el Metropolitano, dos recién ascendidos necesitados de puntos.

Rayo Majadahonda y Extremadura son dos de los nuevos, equipos que se están haciendo aún a la competición y que, tras un arranque no muy deseable, están empezado a estar necesitados de puntos, por lo que este partido era uno de los partidos que empiezan a ser decisivos para el devenir del equipo en la temporada; el Rayo no ha conseguido un resultado positivo en su estadio, por lo que el arranque liguero se complica aún más.

En la primera parte el Extremadura fue muy superior, muy bien plantado sobre el terreno de juego, con un 4-3-3 que ha dificultad mucho las cosas al Rayo, incapaz de crear juego, sufriendo una presión muy intensa de los visitantes. Enric Gallego le ganaba la partía a Jorge y Rafa prácticamente en todas las jugadas y creaba multitud de segundas jugadas.

Enzo y Fede Varela eran los encargados de la creación del poco juego que ha sido capaz de elaborar el Rayo, muy perseguido por cualquiera de los tres integrantes del trivote visitante. Aitor García ha sido el jugador más peligroso de la primera parte, asociando por todo el frente de ataque e incluso probando desde lejos en alguna ocasión. Aitor Ruibal también gozó de un par de ocasiones, pero la solidez defensiva del Extremadura desbarataba cualquier opción de peligro rojiblanca.

Los goles del Extremadura han llegado de una forma similar, pese a que el primero llegó en el minuto 16 tras un córner y el segundo en el 28, ambos parten desde un centro desde la banda derecha, para que rematasen solos en el punto de penalti Enric Gallego y Chuli respectivamente. Una banda derecha que le está dando muchos quebraderos de cabeza al Rayo, ya que Varela se está viendo constantemente superado por las incursiones de Álex Díez y Carlos Valverde.

Tras el descanso pareció salir más enchufado el Rayo Majadahonda, con el cambio de Enzo por Nico Schiappacasse, el equipo parecía tener más movilidad, más profundidad, pero fue un espejismo, en el minuto 56 Óscar veía la segunda amarilla y dejaba al Rayo con 10. A partir de ahí el Extremadura dominó aún mas el partido, con un Enric Gallego pletórico que todo lo hizo bien y acabó firmando un triplete con dos goles en la segunda parte, en el 63 y en el 91.

En esta segunda parte fue Fede Varela el que se encargaba de la distribución y creación de juego, el equipo se movía bien y lograba acercarse a la meta de Manu García, pero una jugada tras otra, la defensa blaugrana desbarataba una tras otra.

En el minuto 67 parecía que el partido podía coger mejor color para los locales, cuando en una internada de Nico Schiappacasse fue derribado por un defensa visitante y el colegiado señaló penalti. El encargado de transformar la pena máxima sería Iza, que le dedicó el gol a Carlitos, lesionado de larga duración.

El Rayo Majadahonda lo intentó durante todo el partido, pero el Extremadura fue superior y el partido así lo refleja, en un duelo directo pierde tres puntos importantes.