• El Rayo Majadahonda sacó los tres puntos de un partido competido hasta el pitido final. Aitor adelantó a los locales e Iza marcó el segundo. El Sporting soñó con el gol de Carmona a 7 minutos del final.

El Rayo Majadahonda recibía a su segundo grande desde que milita en la Segunda División. En esta ocasión era el Sporting el que venía por primera vez al Metropolitano. La anterior vez fue el Lugo, y parece que a los majariegos se le dan bien los grandes. El Rayo apretó desde el principio y plantó cara a un Sporting que intentó matarlos pronto, cosa que no sólo no iba a conseguir, sino que se iba a marchar del feudo rojiblanco sin siquiera un punto.

El Rayo Majadahonda pudo adelantarse pronto, pero Aitor se encontraba en fuera de juego en una acción anulada que acabó sacando el guardameta. Poco después la tuvo de nuevo y Mariño volvió a sacar. El Sporting por su parte lo intentaba con poca efectividad. Todos los disparos lejanos acababan marchándose alto, aunque conseguía llegar al área majariega y crear peligro. Tanto asturianos como madrileños estaban cerca del gol en un encuentro tan igualado como disputado, aunque comenzó a pausarse por faltas en las que el colegiado comenzó a repartir tarjetas amarillas.

La insistencia del Rayo tuvo premio al filo del descanso con un mano a mano de Aitor y Mariño que acabó con el disparo y gol del futbolista rayista. Restaba un minuto para el final del primer tiempo y los locales se adelantaban en el mejor momento. En esta situación salían de los puestos de descenso contra un equipo que lleva sus dos temporadas en Segunda luchando por el ascenso. Justo antes había tenido otra, otro mano a mano, que también acabó rechazando Mariño.

La segunda parte no tuvo tampoco dominador claro, aunque ninguno de los dos equipos consiguió hacer ocasiones. Fue un partido de juego feo, con demasiadas faltas, velocidad pero sin llegadas concretas. El Sporting tuvo la más clara con un remate de Djurdjevic tras el saque de una falta que se marchaba alto. Más tarde pudo ampliar ventajas con una falta similar, pero Basilio estuvo más rápido para atajar la pelota. El Rayo no se acercaba a portería y ni siquiera pasaba de su campo. El Sporting sin embargo no era capaz de traspasar la barrera defensiva de un Rayo que no sólo aguantó, sino que consiguió ampliar ventaja.

Pasado el minuto 75 de partido, Luso enviaba un pase de la muerte a Iza, que se plantaba ante Mariño y lo batía en el que fue el primer disparo a portería del conjunto majariego. El Sporting apretó y logró sacar petróleo. Llegaron vivos a la recta final del partido gracias a un gol de Carmona en el minuto 83. El final fue de infarto con un Sporting que continuó atacando y se decidió a hacer lo que no había hecho en todo el encuentro, pero se fue topando con una férrea defensa majariega que evitó que se llevarán el deseado punto.

El Rayo tuvo más efectividad que los asturianos y logró un objetivo que parecía imposible: vencer a uno de los grandes de la competición, que llegaban en un buen momento tras conseguir tres victorias en sus últimos tres partidos, pero que no ha comenzado la temporada de la mejor manera. Ahora, el Rayo espera a su siguiente rival. Otro asturiano, en esta ocasión el eterno rival sportinguista: el Real Oviedo.