• Doble sesión de entrenamiento para comenzar la semana de trabajo y ejercicios y mejorar la presión y la posesión con vistas al partido del domingo.

El Rayo Majadahonda ya tiene la mente puesta en el próximo compromiso liguero, el domingo a las 20:00 horas, frente al Tenerife como visitante. El conjunto de Antonio Iriondo regresó este miércoles a los entrenamientos tras dos días de descanso, después de la trabajada y resistida victoria en su visita al Numancia, y ya preparan el encuentro en tierras canarias. Lo hicieron en una doble sesión: una matutina en césped y otra vespertina en gimnasio, y seguirán trabajando a lo largo de lo restante de la semana.

La sesión en césped estuvo marcada por los ejercicios de posesión y transiciones para mejorar esa faceta del juego que el Rayo Majadahonda está luciendo con complicaciones en el primer trimestre de temporada. Antes habían realizado diversos trabajos de fuerza y coordinación en un entrenamiento que se desarrolló, como es habitual, en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Por la tarde el trabajo continuaría en el Gimnasio Físico para recuperar la forma tras el descanso y ya el jueves siguieron con más trabajo con balón.

De nuevo en Las Rozas, la sesión de hoy ha tenido como protagonista el esférico. Iriondo ha puesto a sus jugadores a trabajar con ejercicios de presión y una vez más de transición, con el añadido de los pases para continuar con esas labores de mejora de la posesión. Al final del entrenamiento se realizó un partidillo para que el cuerpo técnico vaya probando todas las posibilidades que tiene en mente de cara al partido liguero del domingo. El Rayo volverá a entrenarse mañana, aunque el club no ha dado a conocer el horario en la que será la penúltima sesión de la semana.