• El Atlético de Madrid ha solicitado a LaLiga un análisis de lo ocurrido para que no se vuelva a repetir en próximos partidos.

No fue tan bueno el estreno del Metropolitano. El Atlético de Madrid había anunciado un gran número de mejoras de su estadio de cara a la nueva temporada, que se iban a poder utilizar ya en el primer encuentro de Liga. Una de esas novedades era la colocación de tornos con lector de proximidad para los carnés de abonados en los accesos al estadio, que dependen completamente de LaLiga. Sin embargo, parece que la medida no ha comenzado con buen pie. Colas y colapsos es lo que han denunciado muchos de los aficionados que asistieron el pasado domingo al encuentro ante el Getafe.

Colas en la puerta 29, en una imagen tomada a las 21:45 horas. Foto: @kokeinomano

A partir de las 21:00 horas –una hora antes del comienzo del partido- fue cuando aparecieron las primeras quejas. Venían de aficionados que tenían problemas para acceder al estadio. El sistema que controla la entrada de espectadores falló y los aficionados comenzaron a aglomerarse en las puertas del Metropolitano. Los mayores problemas se dieron, según los testigos, en las puertas 29, 27 y 17: “Han abierto sólo un acceso, cuando siempre hay tres. Luego, agobiados, nos han dejado pasar a todos sin siquiera picar la entrada”, denuncia un aficionado en la puerta 29. Otra afectada, en la puerta 17, nos contaba que el fallo se había dado en la 27, y que habían desviado a los aficionados a la suya.

A falta de 15 minutos para el comienzo del partido, muchos aficionados seguían en la calle. Fue cuando los responsables del club decidieron realizar un control manual de abonos y entradas para lograr el rápido acceso de todos los espectadores al estadio, según ha querido aclarar el propio club. De esta forma, cuando restaban cinco minutos para el pitido inicial, todos habían podido acceder a sus localidades.

El Atlético de Madrid, según ha sabido este medio, ha solicitado a LaLiga –responsable de los controles y accesos a los estadios- que realice un minucioso análisis de lo sucedido y lleve a cabo las pruebas necesarias para garantizar que no se vuelva a repetir la situación.