• El Atlético de Madrid empató en su visita al Estadio de la Cerámica gracias a Jan Oblak. Filipe Luis adelantó al Atlético pero Mario puso las tablas en el marcador. Oblak demostró una vez más porque es el mejor portero del mundo.

Los de Diego Pablo Simeone, volvieron a no ganar en su visita al Estadio de la Cerámica. Y ya van cuatro visitas seguidas al feudo del submarino amarillo. Todo parecía que iba sobre ruedas cuando Filipe Luis adelantó al Atlético y los rojiblancos tenían el control de la pelota, pero Mario Gaspar en una jugada afortunada, puso el empate definitivo en el marcador. Jan Oblak salvó a su equipo con tres grandísimas paradas cuando peor lo estaban pasando. Al final, otro partido que el Atlético no es capaz de ganar al Villarreal y con el punto conseguido de hoy se queda sin el liderato que hubiera adquirido con una victoria.

El Atlético de Madrid, consciente de que ni Real Madrid ni Valencia habían conseguido ganar sus partidos, salió al terreno de juego con una oportunidad inmejorable para colocarse en lo alto de la clasificación si conseguía una victoria. En los primeros compases del encuentro, el conjunto rojiblanco llevó la iniciativa del encuentro y tuvo en la cabeza de Giménez una buena ocasión para adelantarse en el marcador. Pero su remate de cabeza se marchó ligeramente por encima del travesaño.

La réplica del Villarreal no se hizo esperar, Mario Gaspar puso un buen balón para que Gerard Moreno tan sólo tuviera que empujar el balón  a la red. Sin embargo, Juanfran  molestó lo suficiente para que el delantero catalán no consiguiera conectar el remate. Y en la siguiente jugada de ataque del equipo rojiblanco, llegó la acción más polémica del partido. Koke remató desde dentro del área, el balón dio en la mano de Álvaro y el colegiado del encuentro no señaló nada. La jugada fue revisada por el VAR, pero al igual que la mano de Casemiro en el Bernabéu, la jugada acabó en saque de esquina en lugar del punto de penalti.

Esto no hizo que el Atlético cesase en su intención de adelantarse en el marcador, Griezmann con un disparo desde la frontal y Saúl con buen remate de cabeza, probaron a un Asenjo que estuvo muy acertado. Por su parte, el Villarreal hacía daño al Atlético con tan sólo tres toques, los que necesitaba para plantarse en el área del rojiblanca. Balonazo arriba de un defensor, control de un jugador amarillo, pase atrás y finalización del jugador que entraba. Era la única manera que encontraban para crear peligro a los rojiblancos. En una de estas acciones, el rematador fue Fornals, que disparó fuera. Fue la ocasión más clara del Villarreal en toda la primera mitad.

Tras el paso por vestuarios, Simeone realizó una doble sustitución. Rodri y Kalinic abandonaron el terreno de juego, dejando su hueco a Lemar y Correa. El Atlético pasaba así a jugar sin un referente arriba, pero la realidad es que los cambios le funcionaron enseguida a Simeone. Lemar, que  no llevaba ni 10 minutos sobre el terreno de juego, provocó una falta cerca del pico del área. Griezmann sería el encargado de botar la acción que supondría el primer gol del Atlético. El francés puso un gran centro que, Funes Mori despejó hacia su propia portería, el balón dio en el larguero y Filipe Luis recogió el rechace para adelantar al Atlético en el marcador.

Tras el gol, llegó una oportunidad inmejorable para que el Villarreal pusiera el empate en el marcador. Tras una buena combinación del submarino amarillo, el balón le llegó a Gerard Moreno, que no logró batir a Oblak en el mano a mano. El guardameta esloveno estuvo muy rápido. Calleja dio entrada a Bacca y en la primera jugada que tocó el balón, creó la jugada del empate del Villarreal. El futbolista colombiano recogió un balón escorado a la banda y, ante la pasividad defensiva de Saúl, se metió dentro del área, centró atrás el balón y tras una serie de rebotes, el balón le cayó a Mario Gaspar que puso el empate en el marcador con un disparo que dio en Filipe Luis. Dio la sensación de que la zaga rojiblanco concedió demasiado y tuvo una excesiva tranquilidad en la jugada del gol.

A raíz del gol del empate, el Villarreal se vino arriba y tuvo buenas oportunidades para ponerse en ventaja en el marcador. Pero cuando peor lo estaba pasando  el Atlético, emergió la figura de Jan Oblak. El mejor portero del mundo. Y lo demostró salvando a su equipo hasta en tres ocasiones prácticamente seguidas. Primero le volvió a sacar un mano a mano a Gerard Moreno, que tendrá pesadillas esta noche con Oblak, y en la misma jugada, el rechace lo recogió Fornals que remató a puerta, pero Oblak se levantó rápidamente para blocar el disparo.

El Villarreal se hizo amo y señor del partido y encerró al Atlético en su campo. Los rojiblancos, más allá del gol, apenas inquietaron a Asenjo en una segunda mitad en la que el Atlético jugó los 45 minutos sin un referente arriba. La tuvo Lemar en el minuto 89 de partido, cuando una buena jugada trenzada por el Atlético, acabó con un centro de Juanfran que Lemar, completamente solo dentro del área, remató fuera. Al final, reparto de puntos en el Estadio de la Cerámica que sabe a poco en cuanto a las aspiraciones del Atlético, pero que visto lo visto en el terreno de juego, parece buen premio para el Atlético de Madrid.

FICHA TÉCNICA

Atlético de Madrid: Oblak, Filipe (Godín 77′), Lucas, Giménez, Juanfran, Rodri (Lemar 46′), Thomas, Koke, Saúl, Griezmann y Kalinic (Correa 46′). (Suplentes: Adán, Arias, Godín, Vitolo, Lemar, Correa y Borja Garcés).

Villarreal: Asenjo, Mario, Álvaro, Funes Mori, Jaume Costa, Iturra (Bacca 64′) (Ekambi 76′), Trigueros, Cazorla, Fornals, Pedraza (Cáseres) y Gerard Moreno. (Suplentes: Fernández, Bonera, Layún, Raba, Ekambi,Cáseres y Bacca).

Árbitro: Estrada Fernández del Comité catalán. Amonestó a Juanfran (28), Iturra (31′), Álvaro (44′) y a Pedraza (68′).

Goles: 0-1 Filipe Luis (51′), 1-1 Mario Gaspar (66′).

Incidencias: Partido correspondiente a la novena jornada de LaLiga Santander, disputado en el Estadio de la Cerámica ante 17.518 espectadores.