• Primeros tres puntos del Atlético de Madrid gracias a un único tanto de Morata. João Félix volvió a brillar y firmó una jugada difícil de superar.

El Atlético de Madrid venció por 1-0 al Getafe en el primer encuentro de Liga de la temporada. Los rojiblancos se estrenaron en partido oficial ante un cuadro azulón muy sólido en defensa, que puso contra las cuerdas a un Atlético nuevo de dos caras. Una primera parte muy seria y precisa, y un segundo tiempo lleno de dudas. Morata firmó el único tanto del partido, tras una gran asistencia de Trippier, y falló un penalti provocado por João Félix.

Había mucha expectación por ver cómo arrancaba este nuevo Atleti de Simeone, y las sensaciones son buenas. Con un once inicial con mucho jugador de temporadas pasadas, tan sólo Trippier, Renan Lodi y João Félix estrenaron titularidad. En ellos estaban todos los focos del Metropolitano, era su presentación ante su afición. El lateral inglés fue de lo mejor del equipo. Gracias a él llegó el primer tanto del partido. Buena jugada desde la banda y balón perfecto al área, medido a la cabeza de Morata. El delantero rojiblanco adelantaba así a los suyos a los 23 minutos.

El Atlético tuvo buena profundidad, con muy buenas actuaciones individuales. Todos intensos, centrados y ambiciosos. Todos dando lo mejor de sí mismos. Thomas volvía a escena cumpliendo su cometido. Aprobado también para Saúl y Koke, y notable para la pareja de centrales, Savic-Giménez en esta ocasión, que se mostraron muy sólidos. Sólo Renan Lodi dejó mancha tras ser expulsado cerca del descanso por doble amarilla en menos de un minuto. El brasileño estaba haciendo un buen papel, pero primero fue una falta y justo después un manotazo a Damián en un salto. Estuvo poco inteligente y emprendió el camino al vestuario.

Poco antes había sido el Getafe quien se había quedado con un hombre menos. El VAR detenía el juego para avisar a Cuadra Fernández de un pisotón de Jorge Molina sobre Thomas. Tras la revisión, el colegiado decidió expulsar al delantero. Fue una acción totalmente fortuita, pero el nuevo reglamento no deja margen de interpretación. Si le pisa en el tobillo o en el talón, es roja.

La magia de João Félix no tiene fin

João Félix pisaba el césped del Metropolitano por primera vez. Su nueva afición lo recibía con los brazos abiertos. Todos querían contemplar a la nueva joya portuguesa. Y entonces, maravilló al Metropolitano. El joven futbolista se marcó una de las mejores jugadas vistas en el feudo rojiblanco desde su inauguración. Recibe en el centro del campo, deja atrás a Cucurella, le hace un caño a otro, se marcha de tres por regate y velocidad, le agarran, pero sigue y se planta en la frontal del área. No para ahí. Se adentra, y entonces, Bruno le derriba. Penalti para el Atlético.

Impresionante carrera, impresionante cambio de ritmo, impresionante regate. João Félix hizo magia. Y maravilló a todo el mundo. Los 126 millones pagados al Benfica parecen poco, es increíble lo que puede llegar a hacer este jugador. No ha sido lo único que ha hecho esta noche. Fue un constante peligro, supo desmarcarse y poner en jaque a la defensa, y ahora, daba a su equipo la posibilidad de ponerse 2-0 por delante. Tal vez debía lanzar él, pero lo hizo Morata. Lamentablemente el disparo fuerte y a media altura lo sacó Soria y el marcador no se movió.

Y el ‘Geta’ se vino arriba…

Pocas opciones tuvo el conjunto de Bordalás, pero los minutos finales le dieron alas. El 1-0 en el marcador daba posibilidades a los azulones, y trataron de materializarlas. Simeone había movido ficha para ponerle solución definitiva a la expulsión de Lodi, pues era Saúl quien ocupaba su posición. Entró Mario Hermoso -que puede hacer también esa función- y el Atlético aguantó con tres centrales. Bordalás decidió sacar un delantero más dando entrada a Ángel en lugar de Damián.

Posteriormente, fue Vitolo quien entró en el terreno de juego sentándose Lemar. Pues hacía tiempo que el Atlético no sacaba el balón jugado y eso lo estaba aprovechando el Getafe. A cinco minutos del final llegó la jugada que pudo cambiarlo todo. Disparo potente de Ángel desde la frontal del área que se estrellaba en el larguero. Oblak voló y tapó bien el hueco, la situación estaba controlada. De haber ido el balón más bajo no lo hubiese repelido la madera, sino la mano firme del esloveno.

El Getafe aún tendría más bazas. Faltas peligrosas cerca del área que la defensa rojublanca subsanó bien. El 1-0 se acabó quedando corto, pero finalmente, fue suficiente. El Metropolitano se estrena en esta Liga con tres puntos y el Atlético de Madrid, aunque aún parezca intrascendente, ya deja atrás al Barcelona tras su derrota ante el Athletic. Empiezan bien las cosas en la tierras rojiblancas.