El Atlético de Madrid se marcha del Estadio de Vallecas con una victoria por 0-2, Correa abrió el marcador y Griezmann puso el segundo y definitivo para acabar el año con una victoria.

Rayo Vallecano y Atlético de Madrid se midieron en Vallecas en la última jornada del año, ambos conjuntos reaparecían tras sus respectivos tropiezos en el último partido liguero, los rayistas volvían a casa tras la dolorosa derrota sufrida en el Bernabéu, y los colchoneros venían de tropezar en Málaga y quedarse sin ser líder el solitario, por lo tanto los dos equipos aspiraban a acabar el año con una victoria para recibir el año nuevo con mayor felicidad.

Con algo más de media entrada y con mucho público colchonero en las gradas, el partido comenzó con fuerza, donde los dos equipos peleaban cada balón como si fuese el último, los de Jémez sabedores de que debían aumentar su agresividad para tener opciones de doblegar al Atlético, pero pasados los primeros minutos de tanteo, el equipo rojiblanco empezó a tomar el mando del partido poco a poco, el Rayo dejaba muchos espacios entre líneas, siendo muy poco contundentes en defensa, y el Atlético coleccionaba llegadas con peligro al área local, Carrasco en dos ocasiones casi calcadas, cruzó demasiado el balón rozando la cepa del poster, Griezmann probó fortuna poco después, y Torres disfrutó de la mejor ocasión del partido en la primera mitad, pero la maldición del gol cien le sigue nublando la vista, habrá que dejarlo para el 2016 …

Sólo la falta de puntería de los delanteros atléticos impidió que llegaran al descanso con ventaja en el marcador. A partir de la media hora los rayistas comenzaron a igualar fuerzas, atreviéndose a visitar el área de Oblak, que era un espectador más hasta ese momento, Javi Guerra, al filo del descanso mandó un serio aviso al Atlético, pero el portero esloveno, con una gran intervención, evitó el gol local.

La segunda parte continuó con un guión parecido, pero esta vez con un Rayo más incisivo y un Atlético intentando tomarle el pulso al partido sin muchó éxito, y en una de esas, Lass tuvo una ocasión clarísima para inaugurar el marcador, pero otra vez Oblak estuvo en su sitio para detener el disparo, el portero esloveno, termina el año siendo el portero menos goleado de la liga BBVA, mostrando una seguridad defensiva a la que los seguidores atléticos están acostumbrados, afortunadamente, en los últimos años.

Trashorras también probó fortuna, en una falta peligrosa cerca del área colchonera, Simeone se impacientaba, pensaba que su equipo necesitaba una reacción para volver a tomar el mando del partido, así, en cuestión de pocos minutos, agotó los tres cambios antes del último cuarto de hora, algo muy poco usual en el técnico argentino, Correa sustituyó a un desaparecido Óliver, Thomas entró al terreno de juego por Fernando Torres y Carrasco dejó su puesto a Jackson Martínez, que reaparecía tras mes y medio en el dique seco y nueve partidos sin poder participar por una lesión de tobillo.

Pese a los múltiples cambios el equipo colchonero seguía sin carburar, el Rayo, por un día, renunció algo a su estilo de juego, entregándose a la batalla que siempre propone el Atlético, el partido parecía destinado a un empate sin goles, Jackson tuvo alguna ocasión para crear peligro, pero se le vio torpe y sin ritmo de competición y los delanteros rojiblancos cada vez atacaban con menos ánimos hacia la portería rayista.

Pero cuando el partido casi agonizaba, un ángel voló por Vallecas, en una gran jugada del jugador revelación en los últimos partidos, Thomas, fabricó una bonita jugada que terminó con un balón franco para Correa en el área, el argentino no perdonó y llevó el ansiado gol al marcador.

En la siguiente jugada, con el Rayo aún en estado de shock y lamentándose del gol visitante llegó la sentencia, Griezmann se presentó solo ante Yoel tras un fantástico pase de Jackson, colocando el definitivo 0-2 del partido.

Premio a la paciencia para el Atleti, los cambios de Simeone surtieron efecto y tiró de lo que le falta al de Jémez, profundidad de banquillo. Así los colchoneros se tomarán las uvas en lo más alto de la clasificación y colíder de la liga BBVA mientras que los rayistas se van con el mal sabor de boca de tener el empate en su mano hasta casi el final del partido.