• Con el empate ante el Sevilla y la derrota del Real Madrid ante la Real Sociedad, los rojiblancos consiguen el subcampeonato de Liga.

No ha sido una buena temporada para el Atlético: lesiones, malos resultados, partidos de todo tipo… pero sobre todo una eliminación muy dura en Champions y otro campeonato de Liga que se escapa, por no hablar de la Copa. La semana negra de los rojiblancos fue aquella de marzo en la que dijeron adiós a los dos títulos más importantes. Primero la remontada de la Juventus en Turín y después la derrota en San Mamés que le alejó demasiado del Barça. La posterior derrota en el Camp Nou dejó un nuevo objetivo en el horizonte: el de mantener el segundo puesto y ser subcampeones de Liga. Y sí, ese segundo objetivo ha sido alcanzado.

El Atlético de Madrid ha quedado por detrás de un Barcelona campeón y por delante de un Real Madrid que ha tenido sin duda su peor año. Todo se certificó en la penúltima jornada de Liga, en un partido muy especial para los rojiblancos. Se despedían de su Leyenda y capitán Diego Godín en el empate a uno ante el Sevilla. Un punto era lo necesario para conseguir ese segundo puesto y ser así subcampeones de Liga. Pero además, el Real Madrid, que tenía que ganar todos sus partidos y que el Atleti perdiera los suyos para alcanzar la segunda plaza, no hizo los deberes e hizo más fácil la tarea. Los blancos cayeron por 3-1 en Anoeta en su encuentro ante la Real Sociedad.

El gol de Brahim Diaz en los primeros 6 minutos de partido no fue suficiente ante una Real que remontó el marcador adverso gracias a los tantos de Merino, Zaldua y Barrenetxea. Y gracias también a las cantadas de Courtois, que volvió a fallar bajo los palos. Una muy mala temporada del guardameta belga que no cumplió con las expectativas marcadas en el momento de su fichaje el verano pasado. Aún así, no será el portero sacrificado, sino Keylor Navas, cuya salida del Real Madrid ya está certificada. Y ya con en el tercer puesto tras el partido de Anoeta, tampoco pudo el conjunto de Zidane resarcirse en la última jornada. De nuevo derrota, esta vez ante el Betis y en el Santiago Bernabéu.

Y mientras el Real Madrid caía en San Sebastián, el Atlético conseguía ese punto necesario gracias a un gol de Koke en la primera parte. Más tarde Sarabia volvería a igualar el marcador cuando los de Simeone habían perdido toda la tensión y la intensidad del encuentro. Pero punto suficiente para cerrar la temporada de la mejor manera posible, después de los batacazos de Turín y San Mamés. La última jornada de Liga tampoco auguró un sabor dulce. Pues el Atlético no logró la victoria en su visita al Levante y volvió a empatar, aunque con un resultado mucho mejor de lo que se avecinaba durante el partido. El Levanté se puso con un 2-0 por delante con los goles de Cabaco y Roger Martí, y finalmente el Atlético remontó con un golazo de Rodrigo y otro del canterano Sergio Camello.

Un final de temporada poco intenso que acaba concediendo al Atlético el premio de consolación del segundo puesto, que le clasifica para la Supercopa de España, con su nuevo formato de Final Four. Los rojiblancos tienen ahora la oportunidad de disputar un título más a pesar de no haber sido campeones de Liga.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here