• El Atlético de Madrid recibe en el Metropolitano a un siempre peligroso Girona con la intención de ganar para mantener la segunda plaza del campeonato y reconciliarse con la afición tras los malos resultados del mes de marzo

Llega abril y con ello una jornada intersemanal en LaLiga Santander. El Atlético de Madrid inaugurará este martes (19:30 h) la jornada 30 del campeonato recibiendo en el Metropolitano a un Girona que tratará de dar un paso de gigante en la pelea por la salvación en la categoría (saca 6 puntos al descenso) ante los de Simeone.

El cuadro rojiblanco tomó aire el pasado fin de semana ganando cómodamente en Vitoria al Alavés (0-4) tras un mes de marzo nefasto donde dijo adiós a la Champions frente a la Juventus y donde también dilapidó prácticamente sus opciones en Liga tras caer en Bilbao frente al Athletic antes del parón de selecciones. Ahora, a 10 puntos del liderato que ostenta el Barcelona, el Atlético tratará de ganar el máximo número de partidos posible para mantener, al menos, la segunda posición del campeonato.

Enfrente tendrá al Girona, un equipo que siempre se le ha resistido desde el ascenso de los catalanes a la máxima categoría del fútbol español. Los de Eusebio han disputado 5 partidos frente al Atlético y en todos el marcador se mantuvo equilibrado al final de los encuentros. Para más inri, el cuadro gerundense fue el verdugo de los de Simeone en la presente edición de la Copa del Rey empatando a 3 en el Metropolitano tras el 1-1 de Montilivi. Además de esa negativa estadística que arrastra el Atlético frente a su rival, hay que destacar que el Girona ya ha puntuado esta temporada en el Camp Nou (2-2) y en el Santiago Bernabéu (1-2), algo que deja a las claras del potencial del cuadro blanquirrojo.

A pesar de la contundente victoria en Mendizorroza, el Atlético sabe que la afición no está nada contenta por las pobres actuaciones cosechadas en Turín y Bilbao, y para ello, tendrá que reivindicarse de aquí al final del campeonato en una temporada que se ha convertido en una travesía por el desierto en los últimos dos meses de competición. La numerosa plaga de lesiones tampoco han ayudado a que los de Simeone llegaran con opciones al tramo final del curso.

De esta forma, en la plantilla del Atlético saben que necesitarán lavar su imagen y maquillar una temporada insulsa en las últimas nueve jornadas. Además de tener ese aspecto reivindicativo, estos partidos también pueden servir de cara a la próxima temporada donde, presumiblemente, se esperan grandes cambios en el cuadro colchonero tanto en la plantilla e incluso en la forma de afrontar los encuentros. En Mendizorroza el pasado sábado se vio a un equipo mucho más ambicioso y combinativo con respecto a partidos disputados anteriormente.

De cara a este partido, Simeone no podrá contar con total seguridad ni con Diego Costa, ni con Lemar ni con Lucas Hernández. El hispano-brasileño dejó su puesto en el terreno de juego por problemas musculares en el descanso en Vitoria tras haber conseguido una excelente diana desde fuera del área. Lemar sustituyó al delantero internacional por España y también acabó el partido frente al Alavés con molestias musculares. Ambos se han hecho pruebas este lunes y, en el caso de Costa se descartó lesión muscular mientras que Lemar arrastra una lesión miotendinosa de grado I en el isquiosural. Por otra parte, Lucas fue operado de la rodilla y no volverá a jugar esta temporada con el Atlético, además de haber firmado ya con el Bayern para los próxmos cinco años.

Por lo que respecta al Girona, la ausencia más destacada es, sin lugar a dudas, la de Christian Stuani. El delantero uruguayo se perderá la cita del Metropolitano por arrastrar molestias en el sóleo. Un alivio para la defensa del Atlético de Madrid ya que el ariete sudamericano ha marcado hasta cuatro goles en cinco partidos al equipo madrileño desde que viste la camiseta del Girona. De esta forma, el juego aéreo del cuadro gerundense perderá fuerza con la ausencia de su buque insignia.

Con el orgullo en juego, el Atlético tratará de vencer, por fin, al Girona y aliviar tensiones con una afición que echa humos tras ver como, en las últimas semanas, su equipo perdía las opciones de disputar la final de la actual edición de la Champions League en su estadio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here