Movistar Inter vence con holgura al KMN Dovobec de Eslovenia en el primero de los tres partidos que disputará esta semana de la Ronda Élite de la UEFA Futsal Champions League

Movistar Inter iniciaba esta tarde su andadura en la Ronda Élite de la nueva UEFA Futsal Champions League ante el KMN Dovobec esloveno. Los de Jesús Velasco afrontaban el primero de los tres partidos de esta fase que se disputa en el Alytus Arena de Lituania como claros favoritos para clasificarse a la Final Four, donde se verán las caras en abril los cuatro mejores equipos de la competición para luchar por el título. El conjunto interista llegaba al encuentro con todos los jugadores de la plantilla disponibles a excepción de Rafael, lesionado de gravedad.

El partido comenzó con dominio claro del equipo madrileño, que mantenía la posesión del balón y buscaba la portería rival mediante combinaciones entre Ricardinho y Gadeia, que estuvieron cerca de abrir la lata si no llega a ser por las buenas intervenciones de Puškar, meta del Dovobec. Pocas dificultades ocasionaban los eslovenos, que se limitaban a mantener el orden defensivo y a aguantar el balón lo máximo posible ante la presión de Movistar Inter.

A pesar del dominio inicial, el encuentro comenzó a equilibrarse ya que el Dovobec supo controlar al conjunto interista en ataque. Los eslovenos trataban de salir a la contra cuando podían, y fruto de ello tuvieron varias ocasiones de gol, una de ellas a balón parado que se marchó por encima del larguero de Jesús Herrero, que hasta prácticamente el ecuador de la primera mitad fue un mero espectador del partido.

Fue precisamente en este tramo del partido donde se adelantó Movistar Inter en el marcador, aprovechando una pérdida en la salida de balón de los rivales. Ricardinho se encargó de recoger el esférico en tres cuartos de pista y sacar un fuerte disparo que desvió Humberto para hacer el primero de la tarde en el minuto 10. Lograba de esta manera ponerse por delante el conjunto español al tener más pegada en un momento del partido donde ambos equipos estaban teniendo ocasiones para marcar.

No se vino abajo el KMN Dovobec a pesar del gol en contra, ya que siguió generando peligro a partir de disparos lejanos que repelió bien Jesús Herrero, quien supo intervenir a la perfección cuando era necesario. Ese ímpetu de los eslovenos por ir arriba supuso una mayor intensidad en la pista que les jugó una mala pasada, ya que llegaron a cometer seis faltas y concedieron un doble-penalti que no perdonó Gadeia para hacer el 2-0 en el minuto 17. Un gol que sin duda redujo las esperanzas de un conjunto esloveno al que se le comenzaban a ver las costuras.

Poco duró el 2-0 en el marcador, ya que Movistar Inter lograba dos minutos después el 3-0 mediante Daniel, que se aprovechaba de una indecisión en el área entre el portero y un defensa del Dovobec para meter el pie y aumentar aún más la ventaja en el marcador. De esta manera conseguían el tercero los de Jesús Velasco, que se iban al descanso dejando el encuentro muy encarrilado a su favor.

La segunda parte comenzó de la misma forma que la primera, con un Movistar Inter dominando el balón que cerca estuvo de hacer el cuarto después de que Gadeia mandara un disparo potente al larguero. Ambos conjuntos eran conscientes de que el encuentro no iba a tener mucha más trascendencia, por lo que trataron de no forzar mucho durante el segundo acto para poder llegar en buenas condiciones al resto de compromisos de la fase.

De esta manera, Movistar Inter siguió a lo suyo generando ocasiones por medio de Ricardinho, pero con un nivel menor de intensidad y de fluidez que en el primer tiempo. El Dovobec trataba de llegar en alguna ocasión aislada, pero también rebajó mucho su presencia en el juego sabedor de lo complicado que tenía el darle la vuelta al partido.

A pesar de todo, ambos equipos disfrutaron de varias ocasiones, siendo las más claras de los eslovenos, que estuvieron muy cerca de hacer su gol al recuperar el balón en campo propio y producir una jugada que remató el pívot al segundo palo y que obtuvo una gran respuesta de Jesús Herrero, quien sacó un gran pie para mantener su puerta a cero.

Siguió el encuentro en la misma dinámica durante la segunda mitad, pero fue entonces cuando llegaron los goles. El conjunto madrileño logró el cuarto de la tarde después de que Pola recuperase el balón al presionar a un defensa y batiese por alto a Puškar en el minuto 34. Poco después, era el Dovobec quien conseguía batir a Jesús Herrero gracias a un remate de Duščak en el segundo palo. Un tanto que celebraron los eslovenos por el gran nivel del rival, a pesar de que solo servía para adornar el marcador.

Tras estos dos goles y cuando parecía que el partido ya estaba más que sentenciado, Elisandro ponía su sello en el luminoso después de empujar a la red un gran pase de Gadeia desde la banda. Un gol con el que se llegaba al final de un encuentro en el que Movistar Inter pasó por encima de un conjunto muy inferior como el KMN Dovobec.