Tras la derrota del sábado en casa contra el Real Madrid, los de Simeone han vuelto al trabajo, con un solo objetivo, recuperar sensaciones.

Si, es cierto, el Atleti lleva dos derrotas consecutivas, once goles encajados y efectivamente, no pasa por su mejor racha goleadora. El sexto puesto en liga asusta, pero el miércoles llega la Champions, la competición donde el equipo roiblanco esta viviendo sus mejores momentos. No ha perdido un solo partido, solo ha encajado un tanto y como fruto de estos dos factores lidera uno de los grupos más complicados del torneo.

Cuesta olvidarse de que el Real Madrid te ha ganado el último derbi del Calderón y por tres goles a cero, pero no todo equipo tiene la oportunidad de recuperar la imagen ante su afición pocos días después. Una de las habilidades de Simeone es la de acallar a los medios, y lo cierto es que no todo es negativo.

Para empezar el miércoles, la afición estará volcada con el equipo, es algo que solo los atléticos comprenden y sin duda, al conjunto es de lo que más le va a ayudar a superar este bache. Además, el club cuenta con la mejor plantilla probablemente de su historia, y este año está ofreciendo un juego notable.

La solución parece ser volver a la filosofía más pura de Diego Pablo Simeone, el partido a partido, y el siguiente es contra PSV en el Calderón, la cabeza no puede salirse de ahí. La distancia con el primer clasificado es grande, nada más y nada menos que de nueve puntos, pero la manera de acortarlas es jugar cada partido como si fuera el último y ganar, ganar, ganar y volver a ganar. El derbi ha supuesto un punto de inflexión, borrón y cuenta nueva, el PSV servirá para labrar un nuevo camino.