Esta noche comienza la Champions. El Atlético de Madrid visitará por segunda temporada consecutiva el Phillips Stadium. El 24 de febrero pasado el resultado entre ambos conjuntos fue de empate sin goles. Los equipos que saltarán hoy al césped en tierras holandesas no diferirán mucho de los que vimos en esa fecha. Tanto Atlético como PSV han tenido un verano tranquilo con pocos fichajes y han mantenido casi íntegro el bloque de la temporada pasada. Así, se anuncia un choque muy parecido en el que al menos 16 de los 22 repetirán.
Pero, ¿qué tiene el PSV que ponga en peligro la victoria rojiblanca?
Jeroen Zoet lleva ya tres temporadas como indiscutible en la portería. Es el portero con el que ganaron las dos últimas Eredivisie, si bien sus números no eran los mejores, siempre por detrás del cancerbero del Ajax recientemente fichado por el Barça, Jasper Cillessen. Zoet es un buen portero que ya amargó a Griezmann en el doble enfrentamiento de octavos de final hace unos meses.
La defensa solo sufre un cambio respecto a los partidos de febrero. Bruma se ha marchado al Wolfsburgo y ha llegado Schwaab procedente del Stuttgart. El resto los de siempre. Dos grandes laterales, jóvenes y ofensivos como Arias y Willems, el experimentado central, curtido en el fútbol español, Héctor Moreno y un cada vez más asentado Isimat-Mirin.
Andrés Guardado sigue siendo la pieza angular de este equipo. El mexicano, ya reconvertido en mediocentro, controla tanto el repliegue como el contragolpe de los holandeses, y a diferencia de los anteriores duelos, ahora se encuentra bien físicamente por lo que su poder de influencia será mayor. Al mexicano le respaldarán Hendrix y Propper, el primero más defensivo y el segundo muy peligroso con su llegada a gol.
En el ataque está la gran amenaza del PSV. Su goleador Luuk De Jong. El alto y fuerte delantero holandés posee unos registros espectaculares. Si eliminamos sus dos puntuales aventuras fallidas en Alemania e Inglaterra, los números de Luuk hablan por sí solos. En 241 encuentros de liga, copa, Champions y Europa League, ha anotado 124 goles y repartido 68 asistencias. Números que envidiaría cualquier delantero. Pero no solo De Jong es peligroso. Narsingh y Gastón Pereiro atacan por sorpresa desde los costados liderando las peligrosas contras de las que el PSV ha hecho ya una seña de identidad.
La principal duda que maneja Phillip Cocu es si jugar con un 5-3-2 o un 4-3-3. Con el primero jugaría Schwaab en detrimento de Narsingh.
En conclusión, este PSV es el mismo que el de hace seis meses pero más compenetrado y experimentado, y con Guardado y De Jong disponibles al 100% esta vez. El Cholo tendrá que tener cuidado y conseguir que el equipo mantenga la concentración los 90 minutos pues este partido se supone vital para avanzar en la competición. Mucho más vital de lo que parece.