Tras haber cambiado en julio del año pasado el Atlético de Madrid por el Barcelona sabiendo que no podía disputar ningún partido con su nuevo club hasta enero no dudo en irse al actual ganador de la Liga, Champions y Copa del Rey.
Corría el minuto 64 del partido y el Barcelona ya iba perdiendo 1-0, un resultado que les dejaba fuera de las semifinales de la Champions. Luis Enrique recurrió entonces al jugador otomano que había vestido durante cuatro años la elástica rojiblanca. No fue un reencuentro como él esperaba, o como él quería.
Arda fue recibido por una pitada estruendosa por parte de los aficionados del Calderón ya que decidió abandonar el club para ganar la Champions con el Barcelona, como ya indicó en una entrevista que le realizaron al fichar por el club catalán. “Solo me falta la Champions y quiero ganarla con el Barça, me falta una gran copa y la quiero mucho, la deseo con todas mis fuerzas.”
La afición colchonera no perdonó estas palabras ya que antes hizo otras apariciones públicas donde anteponía la felicidad al dinero, por esto la gran pitada de los hinchas rojiblancos al entrar al campo y cada vez que tocaba el balón.
En lo profesional, es pronto para decirlo, pero parece que Arda no se adapta del todo al juego del Barça, y parece que los seis meses que ha estado parado durante el tiempo que el Barça contaba con la sanción han hecho mella en el jugador turco que tendrá que esperar a la temporada que viene para intentar ganar la Champions. “Espero adaptarme rápido y tendré seis meses para ello, así que eso no me preocupa en exceso. Y luego jugar. Jugar y ganar títulos. Vengo al Barça a ganar títulos”. De momento ha ganado el mundial de clubes, aunque sin jugarlo, y el Barça opta este año a ganar Liga y Copa, dos competiciones que ya gano Arda con el Atleti.