• El futbolista del Bayern de Munich no se acordó del nombre del mejor portero del mundo, pero Jan Oblak se encargó de que eso no vuelva a ocurrir.

     

Oblak volvió a brillar con su selección. El guardameta rojiblanco volvió a demostrar que es el mejor portero del mundo con dos paradones. Esta vez fue con la camiseta eslovena, no  con la del Atlético como es costumbre. Oblak sostuvo a su selección en el partido clasificatorio para le Eurocopa 2020 ante Austria. Un duelo que llegaba caliente por las declaraciones de Alaba durante la previa. El defensa del Bayern de Múnich menospreció a la selección eslovena y no fue capaz de recordar el nombre de algún jugador. “Tienen un portero bastante bueno, y uno en la parte derecha del ataque también bueno” dijo Alaba menospreciando a Eslovenia.

Con “portero bastante bueno” se refería a Jan Oblak, y con “uno en la parte derecha” se refería a Ilicic. Las palabras del futbolista del Bayern no sentaron nada bien a Matjaz Kek, seleccionador esloveno, que respondió en sala de prensa. “Yo conozco absolutamente todo de mis rivales. Oblak no es un desconocido”. Más directo se mostró Zlatko Zahovic, mítico jugador esloveno, que aseguró que “Las palabras de Alaba son una falta de respeto. Espero que se lo piense de nuevo tras el partido y le pida la camiseta a Oblak. Y que Oblak no se la quiera dar. No saber quienes son Oblak e Ilicic es una falta de respeto”.

Sin embargo, Jan Oblak le recordó su nombre a Alaba y a toda la selección Austriaca. Pese a que Eslovenia cayó 1-0, Oblak evitó que el resultado fuera mayor con dos paradones. El primero de ellos cuando Alaba centró desde la derecha y Sabitzer, libre de marca, remató de cabeza al arco. Cuando el futbolista del Leipzig ya estaba preparándose para celebrar el gol, apareció Oblak para desviar el cabezazo al poste. Sabitzer no se lo podía creer. Pero más tarde, fue el seleccionador austriaco Marco Foda el que se llevó las manos a la cabeza. Schlager se quedó mano a mano tras un error de Stojanovic, pero Oblak salió a achicar espacios y consiguió detener el disparo del futbolista austriaco.

Con empate sin goles y con Oblak dando un recital de paradas, seis en total, se llegó al descanso. Tras el paso por vestuarios y ya en el minuto 75 de partido, Austria consiguió batir a Oblak que vendió caro el gol. El esloveno consiguió desviar con la yema de los dedos el disparo de Arnautovic, pero ningún defensor logró despejar el balón y Burgstaller  a puerta vacía anotó el único tanto del partido. Pese a la derrota seguro que Alaba y sus compañeros no olvidarán el nombre del mejor portero del mundo. El futbolista del Bayern quizá no quiso acordarse de las semifinales de Champions League de 2016, donde Oblak frenó al Bayen de Munich con Alaba en el campo y el Atlético se clasificó para la final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here